Tras esta denuncia, el personal policial se trasladó hasta un almacén ubicado en la Avenida Rafael Torreblanca de la comuna, donde comprobó la veracidad del delito.

En este lugar se realizaba la venta de cigarrillos de contrabando y además se encontraba atendiendo público fuera de horario establecido, según las disposiciones sanitarias dispuestas por la Autoridad.

Así lo dio a conocer el Subcomisario de Carabineros Teniente Marcelo Vera Rojas, explicando que en el local el personal policial se entrevistó con una mujer adulta, quien entregó de forma voluntaria un total de 196 cajetillas contenedores de 20 cigarrillos cada una.

Producto de esta fiscalización Carabineros procedió a requisar los cigarrillos y a notificar a la regente de los delitos de infracción aduanera e infracción al Art. 318 del Código Penal. Se hace hincapié que la detenida es reincidente en el delito de contrabando de cigarrillos.

El Fiscal de turno instruyó que la imputada quedara apercibida al artículo 26 del C.P.P. Mientras que las especies fuesen incautadas y remitidas al Servicio de Aduanas.